ANSE y WWF piden una evaluación sobre los escapes masivos de peces de acuicultura en las costas de la Región de Murcia

Las organizaciones piden a la Comunidad Autónoma que se proceda a una adecuada evaluación del impacto para el ecosistema marino del escape de millones de peces procedentes de las granjas de acuicultura de las costas de la Región de Murcia, especialmente importantes durante los dos últimos años. El representante de ANSE lo ha trasladado a los responsables de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente en la reunión del Consejo Asesor Regional de Pesca y Acuicultura de este viernes 5 de marzo.

Las organizaciones consideran que la evaluación de lo que está ocurriendo tiene que estar destinada tanto a la mejora de las instalaciones actuales para evitar tan elevado número de roturas y consiguientes fugas de peces durante episodios de grandes temporales, como a la limitación del número de concesiones y la ocupación de zonas más expuestas ante determinados temporales. Igualmente deberían de establecerse medidas de estudio de la incidencia de los escapes sobre las poblaciones silvestres de doradas, lubinas y otras especies, y de corrección y compensación de daños. No hay que olvidar que la actividad de acuicultura recibe desde hace años importantes ayudas para su fomento a través de fondos comunitarios, estatales y autonómicos.

En septiembre de 2019, los temporales marinos asociados al episodio de Dana que generó grandes inundaciones en el Sureste de la Península Ibérica, provocaron la rotura de buena parte de las jaulas de engorde de atunes rojos de San Pedro del Pinatar, y visibilizaron las posibles consecuencias para el medio marino de problemas en la actividad acuícola, calculándose en más de 7.000 los ejemplares escapados, y unos 1.300 aparecidos en las playas, principalmente de La Manga y costa suralicantina próxima.

Con anterioridad, ya se habían producido escapes de otras especies de peces procedentes de acuicultura, principalmente lubina y dorada, y en menor medida corvina, tanto en las granjas del sur de Alicante como en la Región de Murcia.

En enero de 2020, la borrasca Gloria vino acompañada de fuertes vientos y oleaje, provocando nuevamente la rotura  de jaulas de numerosas granjas de acuicultura en los polígonos de la costa de Guardamar (Alicante), San Pedro del Pinatar y El Gorguel (Región de Murcia).

Precisamente el año 2020 constituyó según diversas fuentes uno de los peores periodos de su historia para la acuicultura en mar abierto en nuestras costas debido a que, como había ocurrido a finales de 2019, también a principios de 2020 se produjeron importantes temporales en las costas mediterráneas españolas, especialmente por la borrasca Gloria, que tuvo lugar durante días 24 y 25 de enero, provocando la fuga y mortalidad de millones de doradas, lubinas y corvinas, y en menor medida de atunes rojos. 

Las organizaciones advierten que la rotura de una sola jaula de acuicultura puede provocar la fuga de entre 350.000 y 500.000 ejemplares de dorada y lubina. Aunque se trata de animales “acostumbrados” a una alimentación artificial mediante piensos, y muchas de ellas se aproximan a la costa donde son capturadas por pescadores profesionales y recreativos, un número indeterminado de animales, que pueden ser centenares de miles o millones de individuos, se distribuyen por las costas próximas, incluido el Mar Menor, donde depredan sobre alevines y adultos de un elevado número de especies marinas, sin que se haya evaluado hasta el momento el alcance sobre las cadenas tróficas.

Los escapes masivos de peces de acuicultura tiene además consecuencias negativas sobre la pesca profesional, pues suele provocar grandes fluctuaciones en las capturas, hundiendo los precios no solo de las especies procedentes de acuicultura, sino también sobre el resto. Además, pueden ser fuente de transmisión de enfermedades a los animales silvestres.

Según fuentes de la misma Comunidad Autónoma, la Región de Murcia encabezó en 2019 la producción nacional de lubina con 9.181 toneladas (34% del total) y fue la segunda comunidad en producción de dorada con 2.906 t (21,5% del total). Sin embargo, la CARM no ha informado hasta el momento a las entidades del Consejo Asesor Regional de Pesca y Acuicultura sobre el número, volumen e impacto de los escapes de peces de acuicultura al medio marino.

A finales de año, el Consejo de Ministros aprobó el Plan de Seguros Agrarios Combinados para 2021 que cuenta con un presupuesto de 256,47 millones de euros con un crecimiento de presupuestario de 19 por ciento respecto al año anterior. Para 2021, la previsión de siniestralidad de las líneas de seguro para acuicultura se sitúa en 24 millones de euros, aunque estos seguros no incluyen los posibles daños sobre los ecosistemas de los escapes.

2 comentarios en «ANSE y WWF piden una evaluación sobre los escapes masivos de peces de acuicultura en las costas de la Región de Murcia»

  1. Hola, con todo el respeto…..no conoceis la realidad, los pescadores del Mar Menor estan pescando mas que en toda su vida, esas lubinas caen como moscas…los depredadores ante peces rechonchos los devoran,…y el resto es pescado por profesionales o amateurs…si fuera problema hubiesen devorado todas las crias de dorada y las lubinas entre si……y es TODO LO CONTRARIO. HAY MAS PESCA QUE NUNCA…

    Responder
    • No hay información para poder afirmar que hay más pesca que nunca. Hay más abundancia que nunca de doradas y lubinas, pero precisamente por los escapes. Pero nadie ha evaluado hasta ahora los efectos sobre otras especies de dichos escapes.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.