ANSE plantará un bosque de ribera de 3,5 ha en Cañaverosa

  • Una finca de regadío de 4 ha situada entre los ríos Moratalla y Segura en plena Reserva Natural de Cañaverosa, será transformada en un bosque de ribera.
  • Las acciones cuentan con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) desarrollará un proyecto de restauración ambiental en la finca “La Huertecica” que cuenta con unas 4 ha de superficie y que ha sido arrendada con ese objetivo gracias a la sensibilidad de las familias García Navarro y Cantero Moreno. Se trata de una finca de regadío que ha estado dedicada, hasta fechas recientes, al cultivo de ciruelos y que ahora se destinará a recuperar una superficie mínima de 3,5 ha de bosque de ribera. La zona cuenta con unas condiciones ambientales ideales para la recuperación de esta formación boscosa, ya que la finca se encuentra comprendida entre el Río Moratalla y el Río Segura. Además, la zona está incluida en la Reserva Natural de Cañaverosa, una de las mejores manchas de bosque de ribera de la Región de Murcia.

La intervención se enmarca una acción de «Implementación de Soluciones Basadas en la Naturaleza para la conservación y rehabilitación de ecosistemas fluviales» que supondrá la revegetación y conversión forestal de un espacio de la Red Natura 2000, fortaleciendo las comunidades de ribera con presencia de especies amenazadas;  potenciando el suministro de los servicios ecosistémicos y adaptando los ecosistemas fluviales frente al cambio climático.

Mediante la creación de este bosque, la acción contribuye a alcanzar los objetivos de conservación de la Red Natura 2000, garantizar la conexión de las manchas remanentes y resolverá un conflicto de conectividad fluvial. En la restauración se realizará una recreación del bosque de ribera con su característica organización en bandas en la que se prevé una plantación de 1.750 árboles y arbustos, así como de un número similar de plantas herbáceas propias de riberas de ríos. En la restauración se prestará especial atención a la implantación y recuperación de especies configuradoras del Hábitat de Interés Comunitario 92A0 Bosques galería de Salix alba y Populus alba. Además, se prestará especial atención al establecimiento de especial atenci al establecimiento de especies amenazadas en el ámbito del proyecto tal como el fresno (Fraxinus angustifolia), especie En Peligro de Extinción según Decreto 50/2003), el saúco (Sambucus nigra),  especie Vulnerable según Decreto 50/2003) y la mimbrera oscura (Salix triandra), se trata de una de las pocas localidades en la Región de Murcia de la especie. 

Una vez establecido el bosque se evaluará el beneficio en términos de reducción de huella hídrica (hasta 35 Millones de litros de agua/año) y de creación de sumideros de carbono (más de 2.000 Tn de CO2 en 40 años), ya que se retira una importante superficie de regadío y se establece una masa forestal que capturará ingentes cantidades de gases de efecto invernadero. En estos momentos, el proyecto se encuentra en fase de redacción de Memoria para su aprobación por el equipo de Dirección y Conservación del Espacio Protegido.

Además, uno de los aspectos más destacables del bosque de ribera son los servicios ecosistémicos que desarrolla y de los cuales se beneficia la sociedad: retiene sedimentos, retira contaminantes del agua, aumenta el contenido en oxígeno del agua, lamina las crecidas, fija  CO2, evita la proliferación de especies como el carrizo y la caña, incrementa el agua disponible, alberga fauna amenazada, tiene un elevado interés paisajístico, fomenta el uso turístico de la zona, etc.

Además, el proyecto pretende introducir las SBN a la gestión de los aprovechamientos económicos que se producen en el área de proyecto (comprendida entre el Cenajo y el cañón de Almadenes), así está previsto el fomento de las poblaciones de especies de fauna controladoras de plagas en 10 ha de choperas madereras y en los arrozales y otros cultivos, tales como aves insectívoras y murciélagos con la colocación de 300 cajas refugio. También se pretenden sembrar 2 ha de cubiertas vegetales para fomentar la presencia de polinizadores en estas zonas.

Estas intervenciones se realizan bajo el paraguas de la colaboración mediante la Custodia del Territorio estando previstos diversos convenios y acuerdos con la Confederación Hidrográfica del Segura, Ayuntamiento de Calasparra, Denominación de Origen Arroz de Calasparra y Fundación Santuario la Esperanza.

La recuperación de los servicios ecosistémicos para asegurar el bienestar de los ciudadanos y el buen estado de conservación de esta zona protegida se pretende alcanzar gracias al proyecto Fluviatilis, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.