Plantas autóctonas ocupan los jardines de la ciudad de Cartagena

El convenio de colaboración entre ANSE y el Ayuntamiento de Cartagena para la gestión del vivero del Barrio de la Concepción posibilita la plantación de 2.200 ejemplares de 23 especies autóctonas en los jardines de la ciudad. El uso de plantas autóctonas en jardinería presenta diversas ventajas como un menor consumo de agua o una mayor resistencia a las plagas, incrementado el valor ambiental de las zonas verdes.

Durante el año 2012, un total de 2.200 plantas autóctonas y de cultivo tradicional pertenecientes a 23 especies diferentes han sido utilizadas en distintas zonas verdes de la ciudad de Cartagena por el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento. Todas estas plantas han sido producidas por ANSE en el vivero que gestiona en el Barrio de la Concepción, en el marco del convenio que la Asociación mantiene con el Ayuntamiento de Cartagena.

El destino de las plantas ha estado repartido por todo el término municipal y ha ido desde la Calle Real hasta El Albujón, pasando por el belén municipal, la Barriada José María Lapuerta o el centro de día de El Algar.

Entre las especies más utilizadas se encuentra la sabina mora (Tetraclinis articulata), árbol característicos del norte de África que tiene sus únicas poblaciones de la Europa continental en la Sierra de Cartagena y diversos arbustos como el lentisco (Pistacia lentiscus) o el palmito (Chamaerops humilis), el baladre (Nerium oleander) o la coscoja (Quercus coccifera). También se han empleado especies aromáticas como la lavanda (Lavandula dentata), el tomillo (Thymus hyemalis) o la albahaca (Ocimum basilicum)

El empleo de especies autóctonas en jardinería presenta múltiples ventajas desde el punto de vista ambiental y económico. En primer lugar, se trata de especies muy bien adaptadas a las condiciones climáticas, por lo que tienen unos requerimientos hídricos bajos, contribuyendo al ahorro de agua. Por otro lado, al tratarse de especies silvestres resultan muy resistentes a las plagas, lo que evita el uso de fitosanitarios en las zonas verdes. Además, la presencia de especies silvestres en los jardines contribuye al mantenimiento de la biodiversidad al permitir el cobijo fauna silvestre.

A %d blogueros les gusta esto: