ANSE pide medidas urgentes para frenar la destrucción de la playa y las dunas de la Llana

Los últimos temporales del NE han acabado con la mitad de la restauración realizada en 2010 por el Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, con la ayuda de la Fundación Biodiversidad, como consecuencia principalmente de la modificación de las corrientes marinas por los diques del puerto de San Pedro.

La Asociación de Naturalistas del Sureste ha remitido un escrito al Consejero de Obras Públicas y Ordenación del Territorio de la Comunidad Autónoma para que se inicien urgentemente los trámites para poner en práctica las medidas sugeridas a partir del proyecto “Estudios y ensayos de contención de la erosión en las dunas de las playas de La Llana y Barraca Quemada”, y que son competencia de la Dirección General de Transportes y Puertos de la Comunidad Autónoma.

Las conclusiones de los estudios y trabajos realizados plantean la modificación del perfil del dique sur de la actual pendiente a una más suave, de manera que las olas que inciden en el dique pierdan energía y pasen de tener la actual rotura con oscilación a la de colapso o voluta con menos energía y poder erosivo en el primer tramo de la playa de Barraca Quemada.

ANSE se ha dirigido también hoy al Director General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente para pedirle que, en coordinación con la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, se establezcan medidas urgentes encaminadas a solucionar el problema de regresión de la playa de la Llana y de desaparición de parte de las dunas del Parque Regional.

Las playas de La Llana y Barraca Quemada, situadas en el interior del Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, han experimentado un retroceso espectacular desde mediados del siglo XX, que diferentes estudios calculan en unos 80 metros de anchura. Las causas que han provocado dicha regresión son diversas: falta de aporte de materiales procedentes de la desembocadura del río Segura, retirada de arenas para creación de playas artificiales en la orilla norte del Mar Menor, subida del nivel del mar, manejo inadecuado de los arribazones de posidonia (“limpieza” con maquinaria pesada), y construcción del puerto de San Pedro del Pinatar, que ha modificado las corrientes marinas en la costa.

La Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente aprobó en julio de 2006 la declaración de impacto ambiental del proyecto «Acondicionamiento de las playas de la Llana, (San Pedro del Pinatar)».

El proyecto desarrollado en 2010 por el Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, con el apoyo económico de la Fundación Biodiversidad, pretende resolver el problema desde una perspectiva mas adecuada con el entorno y menos costosa, y ha consistido principalmente en el aporte de 8.000 m3 de arena desde las playas localizadas al norte del puerto de San Pedro hacia la zona Sur del mismo. Sin embargo, no ha podido realizar la modificación de la pendiente del dique Sur del puerto, competencia de la Dirección General de Transportes y Puertos de la Comunidad Autónoma, y tampoco se han podido aportar cerca de 17.000 m3 de arena acumulada en las proximidades de la bocana de entrada al puerto.

ANSE denuncia, por último, que si no se toman medidas por parte de la Comunidad Autónoma y la Dirección General de Costas, especialmente las que tienen que ver con la modificación del puerto de San Pedro del Pinatar, la acción de los temporales del NE seguirá erosionando y destruyendo la playa y dunas de La Llana, pudiendo afectar incluso a las salinas.

A %d blogueros les gusta esto: