Organizaciones ecologistas y de la sociedad civil solicitan la retirada de los Planes Especiales de Sequía

  • Las entidades, que han votado en contra de los Planes Especiales de Sequía, piden al nuevo Gobierno la retirada de estos documentos y demandan un giro radical en la gestión del agua en España.
  • Las organizaciones advierten de las negativas consecuencias ambientales y sociales que acarrearían en caso de ser aprobados, y reclaman dejar atrás la sobreexplotación de los recursos hídricos y afrontar los retos del cambio climático.

Las organizaciones sociales y ecologistas representantes de los intereses ambientales en los diferentes consejos del agua de las demarcaciones hidrográficas han votado por unanimidad en contra de los Planes Especiales de Sequía propuestos por la administración, todo ello tras haber presentado alegaciones a los borradores previos. Las entidades, entre las que se encuentra AEMS-Ríos con Vida, consideran que estos planes no abordan la gestión del riesgo asociado a las sequías y perpetúan el modelo de sobrexplotación de los recursos hídricos y el incumplimiento de los objetivos medioambientales de la normativa europea, la Directiva Marco del Agua.

En los documentos presentados por estas organizaciones se solicita un completo cambio de enfoque y se advierte de las consecuencias negativas para la sociedad y el medio ambiente en caso de aprobarse la revisión de los mismos. Pero finalmente, sus peticiones no han sido tenidas en cuenta y por ello han votado en contra de los planes que se han presentado a los Consejos del Agua.

Cumplir la Directiva Marco del Agua

Ante los problemas propios de las sequías, los derivados de la escasez de agua y los irrebatibles efectos del cambio climático, las entidades consideran innegociable restablecer el balance entre los consumos y la disponibilidad del recurso, con especial atención a respetar las necesidades hídricas de los ecosistemas acuáticos.

Asimismo, consideran que si el nuevo Gobierno mantiene la aprobación definitiva de estos planes consolidará parte de la sobreexplotación del recurso y el estrés hídrico que sufren ríos y humedales, y renunciará a abordar los problemas desde la raíz y desde la planificación hidrológica ordinaria, tal como obliga Directiva Marco del Agua. Además, según las entidades firmantes, estos planes de sequía limitan la gestión prevista en los planes hidrológicos, al considerar que los problemas causados por el desequilibrio entre el exceso de las demandas y los recursos disponibles son cuestiones puntuales e imprevisibles, cuando en realidad la sobreexplotación y la escasez de recursos se han hecho crónicos en la mayoría de las cuencas hidrográficas.

Los Planes Especiales de Sequía no incluyen medidas para reducir el impacto negativo sobre los ecosistemas acuáticos. Estas entidades indican que las medidas propuestas en estos planes mantienen la política de oferta, dejando de lado una apuesta decidida por medidas económicas de protección ambiental, como la valoración objetiva de la recuperación de los costes ambientales, o de atención a los daños producidos por el deterioro de los ríos, acuíferos y humedales.

Tras revisar la documentación presentada, indican que con estos planes de sequía se pretende asumir como excepcional una situación que es la normalidad climática en muchas cuencas, un hecho que conllevará el incumplimiento de los objetivos ambientales de forma persistente.

El reto del cambio climático

Finalmente, las organizaciones aseguran que la sociedad no puede permitirse dejar de hacer frente al reto del cambio climático y mantener una gestión del agua que soporta un modelo insostenible de consumo de recursos. De hecho, los ecosistemas acuáticos en buen estado son la mejor herramienta para la adaptación a un escenario en donde las sequías serán cada vez más frecuentes e intensas. Por ello, las organizaciones ambientales y de la sociedad civil solicitan a los responsables del Ministerio de Transición Ecológica que no sigan adelante con la aprobación de estos Planes Especiales de Sequía y apuesten firmemente por la mejora de la planificación hidrológica ordinaria.

En definitiva, los planes hidrológicos tienen que ayudar a la transición hacia un modelo de uso sostenible del agua y de mejora de los ecosistemas acuáticos, para asegurar la capacidad de desarrollo de las generaciones futuras y para garantizar los recursos hídricos que necesita la naturaleza y la sociedad.

Organizaciones firmantes, representantes de los intereses ambientales en los consejos del agua de las demarcaciones hidrográficas y del Consejo Nacional del Agua:

AEMS – Ríos con vida

ANSE – Asociación de Naturalistas del Sureste*

COAGRET – Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

Ecologistas en Acción

FNCA – Fundación Nueva Cultura del Agua

PDE – Plataforma en Defensa de l’Ebre

SEO/BirdLife

WWF – España

 

*ANSE no asistió a la última reunión del Consejo del Agua de la Demarcación Hidrográfica del Segura, que tuvo lugar el pasado 31 de mayo de 2018,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: