Los residuos de plástico continúan invadiendo los entornos naturales del sureste

  • ANSE ha retirado y clasificado cerca de 8.000 residuos en diferentes zonas fluviales y marinas durante 2023 con ayuda de voluntarios.
  • Las actividades forman parte del Proyecto LIBERA, una alianza de más de una veintena de entidades en todo el territorio nacional para luchar contra la basuraleza.

Nos hemos habituado a encontrar basura hasta en los sitios más remotos. Las más habituales son las pequeñas piezas de plástico fragmentado. La mayoría ya llevan tiempo en la naturaleza, haciéndose cada vez más pequeñas, pasando desapercibidas y de las que resulta imposible conocer su origen. Pero también sigue siendo habitual encontrar botellas de plástico o sus tapones, colillas, latas de bebida y envoltorios de aperitivos. Residuos de uso cotidiano que han sido abandonados en ríos o en playas, y que se irán degradando hasta convertirse en microplásticos. Aunque no son los únicos, también este año hemos encontrado baterías de vehículo en la playa y neveras flotando en el mar.

En siete años de trabajo colaborando con el Proyecto LIBERA, la asociación continúa encontrando miles de residuos en entornos naturales, de los que la gran mayoría son de tipo plástico. Sólo en playas, el año pasado ANSE contabilizó y clasificó más de 5.500 residuos diferentes que supusieron una tonelada de basura retirada con la ayuda y participación de 150 personas. Cifras que siguen siendo similares a las encontradas en 2022 y años anteriores.

Voluntarios en la limpieza de Cala Salitrona el pasado verano. Fotografía: ANSE.

La basuraleza invade nuestros entornos pero llega mucho más allá de lo que vemos. En 2023 ANSE también ha podido continuar con las campañas de navegación para estudiar la densidad de residuos marinos flotantes en la costa entre Águilas y Cabo de Palos. En esta costa se encuentra el área marina protegida del ZEC de los Valles submarinos del Escarpe de Mazarrón, que se extiende hasta los 20 km desde la costa. Tras haber muestreado esta misma área entre los años 2017 y 2018, en 2023 la densidad de plástico obtenida ha sido hasta cuatro veces menor. No obstante, se estima que durante el periodo de estudio (entre junio y septiembre) se encontraban flotando en estas aguas más de 10.000 piezas de diferentes tipos de plástico. Esta cifra de por sí alarmante, puede aumentar rápidamente durante periodos de temporal marítimo, lluvias o eventos puntuales de vertidos de residuos, como se cree que ocurrió en el periodo de estudio de 2017-2018.

También, durante este verano se han podido tomar nuevas muestras para el estudio de microplásticos en el sureste. La asociación desarrolla esta iniciativa desde 2020 y hasta la fecha ya ha podido analizar una treintena de muestras recogidas tanto cerca como lejos de costa. En todas se han hallado partículas de microplásticos, por lo que se puede afirmar que ya existe una presencia permanente de estos residuos en nuestras aguas, incluso en aguas protegidas por la presencia de fauna marina amenazada.

Estas últimas semanas hemos recibido las noticias sobre la última catástrofe ambiental en las costas de Galicia provocada por el buque ‘Toconao’, que a principios de diciembre perdió en el mar 26,3 toneladas de pellets de plástico y 5 contenedores con neumáticos y papel film. Los pellets son pequeñas bolas, utilizadas como materia prima para fabricar envases y otros objetos. Estos microplásticos se han extendido rápidamente en el mar y parte ha llegado a la costa, donde suponen una amenaza para la fauna marina al confundirlo con alimento y causarles la muerte.

Desde ANSE se considera fundamental tomar medidas urgentes para atajar la entrada masiva de residuos al medio natural. Es importante concienciar sobre buenos hábitos a la hora de visitar entornos naturales, y, como ciudadanos, exigir un correcto tratamiento de los residuos así como medidas para fomentar su reducción. A este respecto, las medidas adoptadas por el nuevo Real Decreto de Envases y Residuos de Envases, que entró en vigor hace un año, suponen un gran paso adelante hacia una economía más circular y una menor producción de plásticos.

Otras actividades y previsión para 2024
A lo largo del pasado año, en el marco de LIBERA, la asociación también ha realizado un gran esfuerzo para la difusión de los valores del proyecto, con un alcance de casi 1.700 personas en la región a través de 23 actividades participativas de limpieza de residuos en playas y ríos, 2 actividades gratuitas de formación de voluntarios y 15 de educación ambiental.

En 2024, ANSE continuará con estos trabajos con el objetivo de luchar contra la basuraleza mediante la investigación y la participación ciudadana con nuevas convocatorias.

Sobre el Proyecto LIBERA
LIBERA’ es un proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes. Su objetivo es concienciar y movilizar a la ciudadanía para mantener los espacios naturales libres de basuraleza. Para ello, el Proyecto LIBERA plantea soluciones alrededor de los ejes de conocimiento, prevención y participación para minimizar su impacto ambiental. Con estas acciones trabaja para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, 13, 14, 15 y 17.

Desde su puesta en marcha, LIBERA ha movilizado más de 100.000 voluntarios en todo el país, colaborado con cerca de 2.000 organizaciones y colectivos, entre ellos, el CSIC, la Fundación Reina Sofía, la DGT, Paisaje Limpio o Vertidos Cero, convirtiéndose en un proyecto pionero que busca sensibilizar a todos los públicos. Además, a través de las apps eLitter, MARNOBA y BASURALEZA, los voluntarios han recogido y caracterizado más de 670.000 objetos de más de 5.000 puntos de todo el territorio nacional, que se han integrado en la base de datos del MITECO.

Residuos recogidos en Cala Salitrona en verano de 2023 y trasladados a puerto para su adecuada retirada. Fotografía: Pedro García (ANSE)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.