El bosque de ribera del Agua Salá avanza progresivamente

Operarios de ANSE llevan a cabo el mantenimiento de los árboles y arbustos de ribera plantados en 2022 en Agua Salá, Alcantarilla.

Operario de ANSE desbrozando caña invasora en Agua Salá, Alcantarilla FOTO: ANSE (C)

Durante esta semana, operarios de ANSE han llevado a cabo tareas de mantenimiento del bosque de ribera de Agua Salá (Alcantarilla).  En esta intervención, se ha realizado el desbroce tanto de caña invasora como de carrizo, con el objetivo favorecer el crecimiento de las plantaciones realizadas en 2022 por ANSE y Alvalle, enmarcadas en el programa de agua de esta última.

Este proyecto se planteó con el objetivo de devolver al río Segura el 100% del agua que se consume anualmente en la planta de gazpachos, una cantidad de 70 millones de litros de agua lo equivalente a 21 piscinas olímpicas. Para conseguirlo, se ha emprendido la sustitución de la caña, especie invasora, por bosque de ribera en más de 2 km de orillas, puesto que la primera consume grandes cantidades de agua además de suponer un impacto para la biodiversidad.

Pero, las ventajas del bosque de ribera van más allá, así la vegetación autóctona en la orilla del río supone un importante sumidero de CO2. Además, aumenta la oxigenación del agua, debido a la reducción de su temperatura por el sombreo de los árboles, y reduce la velocidad del caudal del río, mitigando los daños de las inundaciones.

El proyecto finalizará en 2025, hasta entonces se llevarán a cabo plantaciones en la ribera del Segura a su paso por Alcantarilla y Torres de Cotillas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.