ANSE y WWF piden que no se de por cerrado el episodio de mortalidad de peces en el Mar Menor y exigen un estudio riguroso e independiente

Las organizaciones, que ya alertaron sobre la grave situación de deterioro de la mayor laguna litoral española con la publicación en 2016 del video sobre la Sopa Verde (ver videos 1 y 2) y en 2019 la grave situación previa inmediata a la gran mortalidad por anoxia, consideran inaceptable la grave mortalidad de miles de peces, quisquillas y otras especies que ha sucedido de nuevo, está vez en la zona sur del Mar Menor, y su justificación como un simple episodio debido al aumento de las temperaturas estivales. El episodio de mortalidad no debería de darse por cerrado tan rápidamente.

Mortalidad de peces en las orillas de Los Nietos-Lengua de La Vaca (Sur del Mar Menor) el día 16 de agosto de 2021. ©P.García/ANSE

ANSE y WWF consideran que no se puede asegurar, como han hecho hoy la Comunidad Autónoma y un investigador de la Universidad Politécnica de Cartagena que la causa de la muerte no es la falta de oxígeno, argumentando que la zona donde han aparecido los peces muertos presentaba niveles normales de este elemento.

Para WWF y ANSE, el origen de la mortalidad podría estar alejado de las playas donde han aparecido los animales muertos, y estos podrían haber sido arrastrados hacia las orillas por el viento y el oleaje. Como documentaron ambas entidades en las imágenes previas a la mortalidad de 2019, las situaciones de anoxia en las zonas más profundas de la laguna empujaron a los peces y animales de menor tamaño hacia zonas más periféricas, donde presentaban abundancias superiores a lo habitual, favoreciendo la elevada mortalidad posterior ante el desplazamiento de la masa de agua sin oxígeno.

Las organizaciones denuncian que sin una profunda investigación de lo sucedido no se podrán esclarecer las causas de este episodio de mortandad y, de esta forma, descartar la relevancia del proceso de eutrofización del Mar Menor como causa del mismo. Además, las justificaciones aportadas refuerzan la posición del Gobierno Regional para continuar sin tomar medidas definitivas para solucionar el problema en origen, aunque sea a medio y largo plazo.

ANSE y WWF consideran que el seguimiento actual del Mar Menor podría no ser el más adecuado para detectar posibles situaciones de anoxia, al no medir en continuo, a diferentes profundidades y a lo largo de todo el año, las concentraciones de diferentes parámetros, como el mismo oxígeno disuelto, que podrían ser indicadores de una posible mortalidad.

Las organizaciones exigen a la Comunidad Autónoma que ponga en marcha el Consejo de Participación que se incluía en la Ley de Protección del Mar Menor, y que debería ser gestionado conjuntamente con el Ministerio para la Transición Ecológica. Además, debe constituirse un nuevo Comité Científico, cuyo representante y portavoz sea elegido por acuerdo y consenso de los diferentes miembros, siendo recomendable que proceda de un centro externo e independiente, con suficiente experiencia en gestión y recuperación de humedales costeros.

Por último, WWF y ANSE demandan a la Comunidad Autónoma y al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, un pacto de respeto institucional que permita consensuar y poner en marcha las medidas más adecuadas para la recuperación del Mar Menor, principalmente enfocadas en la reducción de ciertas actividades como la agricultura intensiva o el desarrollo urbanístico, la mejora de los sistemas de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales y pluviales, la recuperación de los cauces de dominio público y la restauración de amplias superficies de agricultura intensiva y suelos urbanos en la periferia del Mar Menor para su transformación en filtros verdes, la restauración ambiental y la implantación de otras infraestructuras basadas en la Naturaleza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.