Voluntarios por los últimos arenales de La Manga

A lo largo de este verano, estamos desarrollando el Proyecto “Voluntarios por los últimos arenales de La Manga” que cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad y el Ministerio de Agricultura, Agua y Medio Ambiente. A través de este proyecto estamos inventariando, valorando y realizando propuestas para los últimos arenales de La Manga del Mar Menor, y desarrollando diversas iniciativas de divulgación y concienciación de la sociedad.

Gracias al esfuerzo de los voluntarios del proyecto, se están detectando un buen número de especies gravemente amenazadas como la esparraguera marítima (Asparagus maritimus) o el cachapedo (Senecio glaucus). Además, se han detectados dos núcleos del tomillo blanco (Artemisia gallica), una planta propia de los saladares de la que existen muy pocas referencias en la Región de Murcia, hasta el punto que se careció de datos sobre su presencia durante un década.

El proyecto permitirá disponer de una cartografía actualizada de los valores ambientales, las amenazas a los que se enfrentan y propuestas de medidas de conservación que será remitida a los organismos competentes.

Además, se han desarrollado dos sesiones divulgativas en Santiago de la Ribera y en Playa Mistral en La Manga a la sociedad a través de actividades a pié de playa que han contado con la participación de la Consejería de Medio Ambiente del Ayuntamiento de San Javier. En ambos casos, se expuso la exposición “Dunas, Mar de Arena” que muestra los valores ambientales de los arenales, sus problemas de conservación y su evolución histórica.

2 comentarios en “Voluntarios por los últimos arenales de La Manga

  1. 14/08/2012 at 15:24

    Jorge, como te comenté, en el caso concreto de Artemisia caerulescens subsp. gallica (=A. gallica) sería interesante recolectar material vegetal.

    Las fotos que me enseñaste parece que no dejar lugar a la duda con los detalles que estuvimos viendo y que se apreciaban claramente: peciolo corto o ausente, primer par de foliolos en la base de la hoja, menor pilosidad que en A. barrelieri, etc.

    Pero aún así, para cerrar y afianzar la determinación, es mejor un pliego de herbario que cualquiera pueda consultar. Es más importante aún recolectar algo de material vegetal porque las que habéis visto hoy algún día no muy lejano ni están.

    Enhorabuena por este trabajo a ti y a los voluntarios que han participado.

    ¡Un saludo!

  2. 14/08/2012 at 17:09

    Gracias José Antonio por tus comentarios y apoyo. La especie la hemos visto tanto en la Veneziola como en el tramo norte (Veneziola-Estacio). Una vez que sabemos qué pinta tiene en campo será más fácil de localizar.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: