Voluntarios de ANSE localizan enclaves importantes para la biodiversidad en la Cuenca del Segura


Coenagrion mercuriale, odonato protegido por la Directiva Hábitats.

Voluntarios de ANSE trabajan a través del Programa de Voluntariado Ambiental en Ríos con el objetivo de mejorar el conocimiento y el estado de los hábitats de la Cuenca del Segura así como su biodiversidad asociada. Los trabajos han aportado valiosos datos relativos a algunas de las especies más amenazadas de peces, anfibios, galápagos y libélulas, identificando lugares importantes para la biodiversidad en esta cuenca.

El proyecto “Biodiversidad y Calidad del Agua en la Cuenca del Segura”, recientemente finalizado, es el segundo realizado por ANSE en el marco del Programa de Voluntariado en Ríos financiado por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. El proyecto ha pretendido llamar la atención sobre la rica biodiversidad asociada a los ecosistemas acuáticos del Sureste ibérico y el delicado estado en el que se encuentran.
Durante algo más de un año y gracias a la participación de un centenar de voluntarios, se han realizado casi medio centenar actividades en diversos puntos de la Cuenca, desde los arroyos del Noroeste de la Región al humedal de las Moreras, pasando por el paraje de Contraparada en el río Segura, estudiando diversos grupos faunísticos como peces, anfibios, galápagos y odonatos (libélulas).
Entre los principales resultados del proyecto se encuentra la evaluación el estado actual de la población de fartet (Aphanius iberus), un pececillo endémico y en grave peligro de extinción, y de la anguila (Anguilla anguilla) en la Rambla de Moreras (Mazarrón).
Además y gracias al trabajo de los voluntarios, se han obtenido datos relevantes de los odonatos (libélulas y caballitos del diablo) en la cuenca del Segura, un grupo poco conocido en el Sureste Ibérico. Así durante los estudios de campo se ha detectado la presencia de un amenazado caballito del diablo (Coenagrion caerulescens) y de varias especies de libélulas de distribución africana-tropical (Orthetrum trinacria, O. chrysostigma) en la Rambla de Moreras (Mazarrón).
Por otro lado, los voluntarios han detectado una elevadísima diversidad en los arroyos de montaña del Noroeste (Moratalla) donde se han citado más de una decena de especies, incluyendo diversas especies amenazadas o incluidas en convenios internacionales (Coenagrion caerulescens, C.mercuriale, Boyeria irene). De la misma forma, durante el proyecto también se han centrado esfuerzos en el estudio de los anfibios en el Noroeste, localizándose tanto individuos adultos como zonas de cría de especies tan interesantes como el Sapo partero (Alytes dickhilleni) o la Salamandra (Salamandra salamandra).
Otras cuestiones abordadas por el proyecto ha sido la restauración de riberas, así como el seguimiento de las poblaciones de aves y galápagos en diversos puntos de la cuenca del Segura. Asimismo, se ha editado diverso material educativo.
El proyecto ha puesto de manifiesto la importancia de determinados enclaves de la cuenca del Segura para el mantenimiento de la biodiversidad. La rambla de las Moreras ha destacado tanto por la boyante población de galápago leproso (Mauremys leprosa) y de fartet (Aphanius iberus), como por la presencia de algunas especies de libélulas de distribución africana-tropical así como de un caballito del diablo amenazado. Por su parte, en los arroyos de montaña del Noroeste se ha detectado los mayores índices de biodiversidad con un elevado número de especies de anfibios y de odonatos, varias de ellas protegidas y amenazadas.
Para continuar con estos trabajos, ANSE iniciará próximamente las actividades del siguiente proyecto. Si quieres participar, sólo tienes que ponerte en contacto con la asociación a través del 968 96 64 07
A %d blogueros les gusta esto: