Una cerceta pardilla, pato en peligro crítico de extinción, hace uso de las islas flotantes instaladas en la EDAR Cabezo de  Beaza (Cartagena)

 

Cartagena, 20 de septiembre de 2017

Miembros de la Asociación de Naturalistas del Sureste avistaron un ejemplar de cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris) haciendo uso de las islas flotantes instaladas en la depuradora Cabezo Beaza (Cartagena). La cerceta pardilla es un pato globalmente amenazado que ha sido recientemente declarado en situación crítica.

El pasado 8 de septiembre, biólogos de la Asociación de Naturalistas del Sureste detectaron la presencia de una ejemplar de cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris) que se encontraba descansando y acicalándose el plumaje sobre una isla flotante con vegetación. El ejemplar, probablemente en movimiento premigratorio, había recalado sobre una de las dos islas instaladas en virtud del convenio establecido entre Hidrogea y ANSE para la conservación de la biodiversidad en la depuradora del Cabezo Beaza.

 

El interés del avistamiento deriva de la delicada situación en la que se encuentra la cerceta pardilla, un pato globalmente amenazado, que en España se encuentra al límite de la extinción, lo que le ha valido la reciente declaración como especie en situación crítica por parte del Ministerio de Medio Ambiente. Esta especie tiene sus últimos bastiones en los humedales del sur de Alicante y desembocadura del Guadalquivir, donde ha pasado de ser uno de los patos más abundantes hasta contar con tan solo unas pocas decenas de parejas reproductoras. En la Región de Murcia, la especie ha nidificado puntualmente en el humedal de Las Moreras (Mazarrón) y hace unos años era avistada en diversos humedales durante los movimientos pre-migratorios.

La localización de un ejemplar haciendo uso de las islas flotantes viene a destacar la importancia de estas pequeñas actuaciones para la conservación de la biodiversidad, pues constituyen refugios seguros ante depredadores en momentos críticos, tanto para las aves nidificantes (gracias a las islas se pueden reproducir especies que precisan de vegetación en las orillas como fochas o pollas de agua),  como para las aves inmersas en procesos migratorios (como es probablemente el caso de la cerceta pardilla avistada).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: