RECURREN EL ARCHIVO DE LA DENUNCIA CONTRA ANSE POR SUPUESTOS DAÑOS EN UNA ACCIÓN A FAVOR DE LAS SALINAS DE MARCHAMALO (MAR MENOR)

La empresa Salinas de La Manga S.L. (propiedad de los conocidos constructores Alfonso García y Mariano Roca) ha presentado en el Juzgado de Instrucción Nº 5 de Cartagena “Recurso de Reforma” contra el Auto dictado a mediados del pasado mes de marzo que decretaba el sobreseimiento provisional de las actuaciones por la denuncia interpuesta contra miembros de ANSE que protestaron en agosto de 2007 por el abandono de las salinas.

El juez indicaba en el auto que “Tras las numerosas diligencias practicadas, en modo alguno se ha acreditado en esta fase procesal que los denunciados causaron daños, que estos fueran intencionados, ni el importe o valor de los supuestos daños”.

Entre otros disparates planteados por la empresa en su recurso contra el citado auto se asegura que “…existen en la instrucción indicios claros de criminalidad, y la efectiva realización de daños…”.

La Asociación desarrolló en agosto de 2007 una acción de protesta por el mal funcionamiento de las salinas, con abandono de algunas de las charcas y falta de extracción de sal desde hacía años, que ha provocado en varias ocasiones la mortalidad de gran cantidad de peces. Paradójicamente, la información disponible en la propia página web de la Consejería de Medio Ambiente alertaba de los riesgos del abandono de la actividad salinera sobre diversos valores naturales del Mar Menor, y particularmente sobre el fartet, un pececillo endémico del litoral mediterráneo español.

Miembros de ANSE procedieron entonces a la recogida mediante medios manuales de un pequeño montículo de sal, para reivindicar el pésimo estado de las salinas, en las que no se “cosecha” la sal de forma continuada desde hace años, a pesar de que los propietarios recibían una subvención de la Comunidad Autónoma para el mantenimiento de las mismas.

Aunque los participantes en la acción eligieron una de las charcas más deterioradas de las salinas, los dueños de las mismas presentaron un informe “falso” sobre supuestos daños por valor de 3.000 €. Resulta cuanto menos curioso que, a pesar de esta denuncia contra ANSE, tampoco el verano pasado se recolectó la sal.

ANSE mantuvo a finales de abril una reunión con la Comunidad Autónoma y la Demarcación de Costas para buscar una solución a la gestión y conservación del espacio protegido de las salinas de Marchamalo. La Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad indicó en dicha reunión la imposibilidad de lograr que la empresa Salinas de La Manga S.L. procediera a extraer la sal, debido a la falta de rentabilidad de la misma.

Ante esta situación, y mientras la Comunidad Autónoma y el Ministerio de Medio Ambiente llegan a un acuerdo para garantizar el suministro de agua a la explotación salinera, la Asociación de Naturalistas del Sureste ha solicitado formalmente el inicio del trámite de concesión de Dominio Público de parte de las salinas (aprox. La mitad de su superficie, precisamente la que tiene la mayoría de las charcas cristalizadoras) para llevar a cabo un proyecto de conservación y recuperación ambiental que permita la extracción de la sal acumulada durante la última década.

A %d blogueros les gusta esto: