La Comunitat Valenciana declara reserva de fauna silvestre la charca de El Prado (Carrizales, Elche)

 

Carrizales

La semana pasada fue publicada en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana, por parte de la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, la declaración como Reserva de fauna silvestre de la charca del Prado, humedal realizado en colaboración entre agricultores y conservacionistas, en el que han participado la Comunidad de Regantes de Los Carrizales de Elche, la Asociación de Naturalistas del Sureste y Amigos de los Humedales del Sur de Alicante. En la construcción y ampliación de la laguna colaboró el Ministerio de Medio Ambiente y la Fundación Biodiversidad, y en la compra de los terrenos WWF-España.

La figura de Reserva de fauna silvestre está contemplada por la Administración autonómica con el objetivo de proteger “ aquellos espacios de relativamente pequeña extensión que, por contener poblaciones excepcionales de fauna silvestre, albergar temporalmente fases vitales críticas para su supervivencia o por ser objeto de trabajos continuados de investigación, requieren un régimen de protección específico”.

Las actuaciones que se están desarrollando hasta el momento en varios puntos de Los Carrizales de Elche aprovechan las aguas salobres que drenan estos terrenos, canalizadas mediante la red de azarbes, para la creación de nuevos encharcamientos (lagunas) de aguas someras, rebajando la cota del terreno con maquinaria de modo que el agua del acuífero subyacente y de los canales de drenaje pueda aflorar libremente creando nuevos humedales de aguas permanentes.

La creación de pequeños humedales próximos a zonas tradicionales de reproducción de la escasísima Cerceta pardilla constituye una herramienta útil para evitar la desaparición de una de las especies más amenazadas de la fauna española, proporcionando hábitats alternativos a otros humedales con problemas de gestión de los niveles de agua, como ocurre con el P.N. El Hondo, o que se encuentran muy presionados por la caza y la desecación temporal (El Hondo de Amorós).

Por otra parte, las entidades informan que esta declaración ha coincidido con la realización de trabajos de plantación de árboles, en la vereda de la Checa, que sirvan como refugio a especies tanto de aves como de insectos que puedan ayudar a controlar las plagas asociadas a los cultivos aledaños, lo que se conoce como “fauna auxiliar”. Se plantaron un total de 90 álamos blancos (Populus alba), una de las especies arbóreas autóctonas características de los humedales mediterráneos. Simultáneamente se ha habilitado un punto de observación para el seguimiento de la fauna presente en la zona húmeda

 

A %d blogueros les gusta esto: