La colaboración de Administraciones y ANSE permite sustituir un eucaliptar por un bosquete de árboles en peligro de extinción a orillas del Mar Menor

 

Mar Menor, 23 de enero de 2013

 

La colaboración de dos administraciones y ANSE permite sustituir en los arenales de Lo Poyo un eucaliptar sobre dunas por un bosquete de sabinas de las dunas (Juniperus turbinata), un árbol en peligro de extinción. La Asociación considera que la actuación supone un excelente ejemplo de cómo pueden desarrollarse acciones de conservación a bajo coste a través del apoyo entre organismos públicos y ONG.

Desde la Asociación de Naturalistas del Sureste viene reclamándose en los últimos años medidas concretas para restaurar los arenales de Lo Poyo que se encuentran sometidos a múltiples impactos como consecuencia de un uso público no regulado y la ausencia de herramientas de gestión del espacio (como podría ser el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales). A pesar de la problemática de conservación, los arenales de Lo Poyo constituyen uno de los escasos refugios protegidos para determinadas especies dunares amenazadas como la esparraguera marina (Asparagus maritimus) o la zanahoria marítima (Echinophora spinosa).

En este sentido, la Asociación, que cuenta con autorización de la Dirección General de Medio Ambiente y de la Demarcación de Costas de la Región de Murcia, viene realizando diversas actuaciones de conservación y restauración del arenal. Una parte de los plantones ha sido cedidos por viveros Muzalé, a los que vienen a sumarse a las plantas producidas en el vivero que ANSE gestiona en Cartagena. Esta iniciativa ha sido desarrollada por voluntarios de la Asociación y ha contado con el apoyo de alumnos del CIFEA de Torre Pacheco y de la UPCT.

Durante los últimos días, el proyecto de restauración de Lo Poyo ha tomado un nuevo impulso, ya que se ha substituido un eucaliptar (una especie exótica que altera las condiciones ecológicas de la duna) por un bosquete de sabinas de las dunas, una especie “En Peligro de Extinción” según el Decreto 50/2003. En esta acción se contó con el apoyo de la Dirección General de Medio Ambiente (que procedió a la tala de los árboles) y del IMSEL, dependiente del Ayuntamiento de Cartagena (que acometió el destoconado de los eucaliptos ya que estos son capaces de rebrotar). Por su parte, ANSE procedió a la plantación de casi medio centenar de plantas entre sabinas de las dunas (Juniperus turbinata) y cambrones (Lycium intricatum) en los huecos dejados por los eucaliptos.

ANSE desea agradecer expresamente el apoyo recibido por las diferentes entidades que están haciendo posible restaurar los arenales de Lo Poyo, demostrando que la colaboración permite abordar iniciativas de recuperación del paisaje, la biodiversidad y los espacios protegidos a un coste razonable.

A %d blogueros les gusta esto: