Frenética actividad en Malcamino

Laboreo de los cultivos arbóreos de secano de la reserva

En la última semana se han desarrollado diversos trabajos de restauración y gestión en la reserva biológica de Malcamino financiados por la Fundación Biodiversidad en el contexto del proyecto “Modelo de Gestión de fincas privadas agroforestales para el control y prevención de la erosión en ambientes semiáridos”

Así se han realizado los laboreos y la poda necesarios para el mantenimiento de la actividad agrícola extensiva de secano, imprescindible para el mantenimiento de la biodiversidad de la reserva.

Miembros de ANSE implantado arbustos autóctonos en los borde de los cultivos
Se han proseguido los trabajos de implantación de vegetación arbustiva en el borde de los cultivo (setos discontínuos) con la implantación de diversas especies tales como el bayón (Osyris lanceolata), Efedra (Ephedra fragilis), Retama (Retama sphaerocarpa), Palmito (Chamaerops humilis), Acebuche (Olea europaea), Lentisco (Pistacia lentiscus), Trébol hediondo (Anagyris foetidus). La mayor parte de los arbustos se han implantado en los invernadero previamente desmantelados (véase 1 y 2).

Corrección manual de una cárcava con albarradas y plantación de acebuche.

También se han adoptado medidas puntuales para el control de la erosión como la construcción manual de pequeña albarradas para la corrección de cárcavas en las zonas de cultivo. Los materiales empleados en la construcción de albarradas proceden de la propia finca (troncos de almendro, rocas, ramas). Para aumentar la eficacia de la actuación se han implantado grandes arbustos en las cárcavas.

Aporte de tierra en la coronación del talud para evitar la escorrentía del agua por la cárcava.

Otras cárcavas son corregidas mediante el aporte de tierra o la creación de linderos (motas de tierra que evitan la salida del agua de las terrazas de cultivo) o se combina con la técnica anterior.

Miembro de ANSE instalando fajina en un talud previamente revegetado con Albardin y Efedra.

En otros taludes donde no existen cárcavas pero se detecta una pérdida de la fracción fina del suelo se ha continuado la instalación de fajinas elaboradas in situ con restos de poda de los cultivos o con ramas de albaidas.

A %d blogueros les gusta esto: