Cara y Cruz de la fauna silvestre a orillas del Mar Menor

NOTA DE PRENSA DE ANSE: 06 Septiembre de 2012.

CARA Y CRUZ DE LA FAUNA SILVESTRE A ORILLAS DEL MAR MENOR.

Mientras los flamencos vuelven a las Salinas de Marchamalo, un tejón muere atropellado junto al Paisaje Protegido de Lo Poyo.

Durante las últimas semanas, miembros de ANSE vienen documentando la progresiva colonización de las salinas de Marchamalo por las aves silvestres, que las habían abandonado debido a la casi total desecación de este humedal a comienzos del verano, que cuenta con cinco figuras de protección, cuatro de ellas internacionales.

Pocos días después de que la Comunidad Autónoma bombeara agua a las salinas, tras la acción de protesta de ANSE, las primeras aves acuáticas (avocetas y gaviotas picofinas entre otras) comenzaron a concentrarse en las lagunas calentadoras de las salinas. Un par de semanas más tarde llegó el primer bando de flamencos (+ 80 ej.), que actualmente se alimentan en las charcas más próximas a la carretera que atraviesa las salinas, pudiendo ser observados fácilmente desde los vehículos.

ANSE espera que, tras el periodo estival, las administraciones competentes (Comunidad Autónoma y Demarcación de Costas) y propietarios de parte de las salinas, puedan alcanzar una solución definitiva y de consenso para recuperar la actividad salinera y garantizar el mantenimiento de niveles adecuados para la fauna silvestre, lo que redundará también en un mayor atractivo para el turismo.

Menos conocidas por la población, otras especies de la fauna silvestre viven, o intentan hacerlo, a orillas del Mar Menor, como ocurre con pequeños mamíferos carnívoros como el tejón y la gineta entre otros.

Aunque existen numerosas citas de estas especies en diferentes lugares de la Sierra litoral de Cartagena, son escasísimos los avistamientos de estos animales a orillas del Mar Menor o en sus proximidades. La elevada presión humana y la destrucción de los hábitat, unidos a los hábitos crepusculares y esquivos de estos animales, hacen muy difíciles las observaciones.

El pasado domingo, un tejón fue atropellado en la carretera costera que une las localidades de Los Nietos y Los Urrutias, muy cerca de la rambla del Beal, en las inmediaciones del Espacio Protegido de Lo Poyo. La asociación notificó la aparición del animal a la Guardería Forestal, que lo retiró para su análisis.

Las carreteras constituyen una de las principales causas de mortalidad para la fauna silvestre en el Campo de Cartagena, y en muchos espacios naturales protegidos, que no cuentan con corredores naturales que permitan a la fauna desplazarse sin riesgo a otros espacios próximos. La construcción de nuevos desarrollos urbanísticos, como el aprobado por el Ayuntamiento de Cartagena en el entorno de San Ginés de La Jara, con entre 8.000 y 10.000 viviendas, supondría un incremento notable de la presión para la fauna silvestre a orillas del Mar Menor, además de destruir hábitat naturales y paisajes de gran valor para muchas especies protegidas y amenazadas que los utilizan como áreas de alimentación y reproducción.

Foto adjunta: Tejón atropellado el pasado día 02 de septiembre en la carretera de Los Nietos a Los Urrutias, junto al Paisaje Protegido de Lo Poyo. (Autor: ANSE).

A %d blogueros les gusta esto: