Miembros de ANSE participan en el Proyecto DESIRE

Miembros de ANSE participaron en el IV Taller del Proyecto DESIRE, que se celebró el pasado miércoles, en el que se trataron los resultados de la de monitorización de las medidas de conservación de suelo y agua y se evaluaron de forma conjunta por todos los asistentes, pertenecientes a distintos grupos sociales que se ven afectados por la pérdida de calidad del suelo y el riesgo de erosión y desertificación.

El Proyecto DESIRE tiene como objetivo la búsqueda de medidas y estrategias de gestión del suelo a través de la colaboración entre científicos y todos aquellos sectores que se pueden ver influenciados por el uso de suelo, con el fin de mitigar amenazas como la erosión, desertificación, salinización, etc. Este proyecto cuenta con 18 grupos de investigación, que trabajan en diferentes puntos del planeta vulnerables a la desertificación.  La cuenca del Guadalentín es una de estas zonas, que están principalmente amenazadas por la alternancia entre sequías y avenidas, produciéndose una alta tasa de erosión hídrica.

En los talleres anteriores, y mediante la participación de científicos, agricultores y técnicos de distintas entidades, se identificaron los principales problemas de la zona y se seleccionaron una serie de medidas que pretendían paliarlos. Durante dos años, estas medidas han sido implementadas en campo y, una vez que se cuenta con los primeros datos de la eficiencia de estas medidas, en este último taller se han valorado estos resultados y cada una de las medidas elegidas en un principio.

Miembros de ANSE participaron en el IV Taller del Proyecto DESIRE, que se celebró el pasado miércoles, en el que se trataron los resultados de la de monitorización de las medidas de conservación de suelo y agua y se evaluaron de forma conjunta por todos los asistentes, pertenecientes a distintos grupos sociales que se ven afectados por la pérdida de calidad del suelo y el riesgo de erosión y desertificación.

El Proyecto DESIRE tiene como objetivo la búsqueda de medidas y estrategias de gestión del suelo a través de la colaboración entre científicos y todos aquellos sectores que se pueden ver influenciados por el uso de suelo, con el fin de mitigar amenazas como la erosión, desertificación, salinización, etc. Este proyecto cuenta con 18 grupos de investigación, que trabajan en diferentes puntos del planeta vulnerables a la desertificación.  La cuenca del Guadalentín es una de estas zonas, que están principalmente amenazadas por la alternancia entre sequías y avenidas, produciéndose una alta tasa de erosión hídrica.

En los talleres anteriores, y mediante la participación de científicos, agricultores y técnicos de distintas entidades, se identificaron los principales problemas de la zona y se seleccionaron una serie de medidas que pretendían paliarlos. Durante dos años, estas medidas han sido implementadas en campo y, una vez que se cuenta con los primeros datos de la eficiencia de estas medidas, en este último taller se han valorado estos resultados y cada una de las medidas elegidas en un principio.

A %d blogueros les gusta esto: