Delfines entre Melilla y la frontera con Argelia

Tras llegar a Melilla el pasado día 16 y dejar un día de descanso para reabastecer al Else, el día 18 de septiembre se comenzó el trabajo en la zona comprendida entre Melilla y el puerto marroquí de Saidía, en la frontera con Argelia. Comienza así la recogida de datos en el litoral marroquí en la segunda campaña del proyecto CETASUR, cuyo objetivo es la recogida exhaustiva de datos de las comunidades de aves marinas, tortugas y cetáceos de la cuenca sur del Mar de Alborán, a través de los avistamientos realizados por el personal embarcado a bordo del Else y de la toma de fotografías de aletas dorsales de cetáceos para elaborar catálogos de fotoidentificación de la zona de estudio.

El Else navegando con delfines mulares y el Cabo Tres Forcas al fondo

El Else navegando con delfines mulares y el Cabo Tres Forcas al fondo

El primer día de navegación se regresó al puerto de Melilla, ya que se produjo un avistamiento bastante tempranero de un grupo de delfines mulares (Tursiops truncatus), con los que se permaneció varias horas en un intento no solo de obtener fotografías de sus aletas dorsales para el catálogo de fotoidentificación, sino también de obtener biopsias de algunos ejemplares. No hubo mucha suerte y solo se pudo obtener una. Estas muestras se van a utilizar en un principio para poder compararse con las obtenidas de otros delfines mulares en los alrededores de las granjas de acuicultura incluidas en el proyecto “Acuicultura y delfines: colaboración en la creación de bases científicas para una gestión en Red Natura 2000” y cuyos primeros resultados pueden verse en este enlace.

Grupo de delfines mulares con las Islas Chafarinas de fondo

Grupo de delfines mulares con las Islas Chafarinas de fondo

El día 19 se encontró el mismo grupo de mulares y esta vez sí hubo suerte en la obtención de muestras. Se continuó con la realización de transectos y al final del día se buscó refugio en el puerto de Isabel II en las Islas Chafarinas, en donde se pudo hacer noche gracias a los permisos concedidos por la Capitanía General de la plaza gracias a la mediación del Comandante Naval, y en donde se recibió al personal del Else con todas las facilidades por parte de los miembros de la Compañía del Mar y de la Legión destacados allí. Incluso permitieron a los miembros de la tripulación el darse un baño, que aprovecharon para realizar snorkel y poder comprobar en el mismo muelle de la base el enorme desarrollo de colonias de coral anaranjado (Astroides calycularis) y el elevado número de ejemplares de lapa ferruginosa (Patella ferruginea), ambas especies incluidas en el catálogo nacional de especies amenazadas, una como vulnerable y la otra en peligro de extinción.

Ejemplar de delfín mular con la urbanización de Saidía al fondo

Ejemplar de delfín mular con la urbanización de Saidía al fondo

El día 20 se prosiguió con la realización de transectos y finalmente se recaló en el puerto de Saidía. El día 21 se salió a navegar con la intención de volver a Melilla, pero la irrupción de fuerte viento de poniente obligó al Else a buscar refugio de nuevo en Chafarinas, y, más tarde, al no amainar, volver al puerto de Saidía. Finalmente, el día 22 se salió de Saidía y se consiguió arribar a Melilla, a pesar de navegar la mitad del día en condiciones de viento que no hacían la observación y la toma de datos demasiado cómoda.

En total se realizaron cinco avistamientos distintos de delfín mular y dos de delfín común (Delphinus delphis), así como un par más en los que no se pudo identificar a la especie en concreto. De los cinco avistamientos de mulares, tres fueron grupos asociados a barcos de pesca de arrastre marroquíes, tras los cuales nadaban los delfines y en los que aparentemente se alimentaban del pescado levantado o perdido por la red de arrastre de estos barcos. Aunque las fotografías tomadas durante la primera campaña todavía están analizándose, se ha podido constatar la recaptura de algún ejemplar fotografiado durante mayo de este año y vuelto a fotografiar estos últimos días.

En cuanto a aves marinas, se han podido observar números importantes de pardela cenicienta (Calonectris diomedea), sobre todo en el entorno de Chafarinas, donde cría esta especie y donde es probable que todavía permanezcan en sus cercanías los ejemplares jóvenes nacidos este año. También se han podido ver pardelas baleares (Puffinus mauretanicus), aunque en números bastante inferiores a los de la campaña de mayo. Muy elevado está resultando también el número de fumareles comunes (Chlidonias niger), actualmente en migración. Las gaviotas de Audouin (Larus audouinii) han reducido mucho su presencia, quedando tan solo unos pocos ejemplares, tras la partida de la mayor parte de los ejemplares que cría en Chafarinas hacia sus cuarteles de invernada en el litoral atlántico marroquí y mauritano. Las gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) se registraron en número abundante, como en la anterior campaña. También se han registrado ejemplares de paiño europeo (Hydrobates pelagicus), los primeros invernantes de alcatraz atlántico (Morus bassanus) y de cormorán grande (Phalacrocorax carbo), cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), charrán patinegro (Sterna sandvicensis), y como sorpresa, un ejemplar de págalo rabero (Stercorarius longicaudus), especie rara en el Mediterráneo como invernante. Aparte, se han podido registrar desde el barco otras especies de aves que no son propiamente marinas, pero que se encontraban en migración o se vieron cuando el Else pasó cerca de costa, como garzas reales (Ardea cinerea), garcetas comunes (Egretta garzetta), golondrinas comunes (Hirundo rustica), varios halcones peregrinos (Falco peregrinus) en Chafarinas o al pasar cerca de Cabo del Agua, un cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) en migración, un águila pescadora (Pandion haliaetus) en la Isla del Congreso en Chafarinas, y dos ostreros (Haematopus ostralegus).

Ejemplar de águila pescadora observada en la Isla del Congreso en Chafarinas

Ejemplar de águila pescadora observada en la Isla del Congreso en Chafarinas

En los próximos días, en cuanto amaine el viento, el Else terminará los transectos en esta zona y doblará el Cabo de Tres Forcas y seguirá su recorrido hacia la Bahía de Alhucemas.

En este proyecto, aparte de ANSE participan la asociación CIRCE, la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EBD-CSIC) y el Institut National pour la Recherche Halieutique (INRH) marroquí, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente. Esta segunda campaña está previsto que dure hasta finales de octubre.

A %d blogueros les gusta esto: