ANSE solicita a la Comunidad Autónoma medidas para recuperar los ungulados autóctonos

La Asociación de Naturalistas del Sureste viene reclamando en diversos foros un cambio en la gestión de los ungulados presentes en la Región de Murcia, para que se apueste de forma decisiva por la recuperación y expansión de especies autóctonas (cabra montés, ciervo y corzo), a la vez que se deben controlar y/o erradicar cuando sea posible las especies exóticas invasoras (arruí y muflón de Corcega).

 En la reunión del Consejo Asesor de Caza que tuvo lugar el pasado jueves, el representante de ANSE recordó que la propia Dirección General de Medio Ambiente está incumpliendo de forma consciente el artículo 52 del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Regional de Sierra Espuña al mantener una población de arruí (Ammotragus lervia) (más de 1.000 ejemplares) varias veces superior a la permitida (200-300 cabezas como máximo). La Asociación considera que la Administración Regional está dando un ejemplo lamentable al incumplir en un área protegida la normativa que ella misma ha dictado.

En todo caso y a pesar de la difícil situación existente en el Parque Regional por la elevada densidad de arruí, las citas de cabra montés (Capra pyrenaica) en Sierra Espuña son cada vez más numerosas. Por esta razón, ANSE se dirigió recientemente a la Dirección General de Medio Ambiente solicitando un cambio radical en la gestión de los ungulados del Parque y exigiendo el cumplimiento de lo establecido en el PORN, a través de diversas medidas como la declaración de emergencia cinegética por arruí.

Desgraciadamente, la Comunidad Autónoma ha declinado adoptar medidas excepcionales sobre el arruí en la Orden de vedas discutida ayer en el Consejo Asesor de Caza y Pesca fluvial, tal y como exigían los grupos conservacionistas. La citada Orden menciona expresamente la existencia de “una planificación prevista en aplicación del RD 1628/2011” (Real Decreto para el control de las Especies Exóticas Invasoras), pero se desconoce el contenido y objetivos de dicha planificación.

Igualmente, ANSE ha denunciado que el arruí (Ammotragus lervia) está siendo favorecido en los espacios protegidos de la Red Natura 2000 de las pedanías Altas de Lorca (Sierras del Gigante y Pericay), incluso en montes públicos, a través del aporte de alimentación suplementaria (la especie está presente en la zona desde finales de los 80). Precisamente, estas sierras constituyen la puerta de entrada a colonización de las sierras almerienses próximas, tal y como viene sucediendo.

Por otro lado, estudios realizados por investigadores regionales (Eguía et al, 2009) ponen de manifiesto la recolonización de este espacio por parte de la cabra montés en fechas relativamente recientes, lo que a juicio de ANSE debería reorientar la gestión de ungulados en la zona protegida.

La Asociación lamentó ante el Consejo Asesor que la Orden de Vedas no articulara medidas para favorecer la recuperación de especies autóctonas (cabra montés y ciervo), como por ejemplo delimitar en qué zonas estas especies pueden soportar un aprovechamiento cinegético y en cuáles no. Por otro lado, no se aportó al Consejo información sobre la situación actual del proyecto de reintroducción del corzo en la comarca del Noroeste.

Finalmente, la Asociación pidió que los ejemplares de cabra montés traídos en 2011 desde Sierra Nevada y depositados en un coto de caza particular del Noroeste de la Región, sean destinados a algún proyecto de conservación de la especie, bien dirigido a colonizar áreas donde la especie desapareció en el pasado o bien a favorecer poblaciones incipientes en el área de distribución del arruí, especialmente Sierra Espuña y Sierras del Gigante y Pericay (Lorca).

A %d blogueros les gusta esto: