ANSE muestra su preocupación por el nuevo dragado del río Segura

Los medios de comunicación se han hecho eco del proyecto de la Confederación Hidrográfica del Segura de volver a dragar el río Segura a su paso por la ciudad de Murcia tan sólo 30 meses después de la última actuación. ANSE recuerda que diversas organizaciones ya advirtieron de la inutilidad de estas obras y pide medidas de naturalización del río Segura frente a nuevos dragados

Los medios de comunicación han publicado las intenciones[1] de la Confederación Hidrográfica del Segura de volver a dragar el río Segura a su paso por la ciudad de Murcia, una actuación que conllevará, junto con la modificación de la presa de la Fica, una inversión total de 1,9 millones de Euros. Esta obra amparada en las obras de urgencia del Ministerio no ha sido sometida a información pública y, por tanto, se desconocen los trámites ambientales que ha seguido y el alcance de la misma.

ANSE recuerda que el río Segura a su paso por la ciudad de Murcia ya fue dragado en 2014 en unas obras que supusieron una inversión de cerca de 5 millones de Euros[2],[3],[4] y cuya justificación no resultó clara ya que existían contradicciones entre los diferentes documentos técnicos respecto al objetivo del dragado[5].

Entonces, ANSE y otras organizaciones (que constituyeron una plataforma “Por un Río Segura Vivo”) advirtieron no sólo de los problemas legales del proyecto[6], sino de la inutilidad del propio dragado que volvería a colmatarse en breve[7]. En su momento, las organizaciones pronosticaron una vida útil de cómo máximo una década, y que ha quedado reducida a tan sólo 3 años, si bien ahora la CHS reconoce que la vida media del dragado iba a ser de una década[8]. La necesidad de volver a dragar el río Segura a su paso por la ciudad de Murcia 30 meses después demuestra que nuestros temores eran fundados y que la fuerte inversión realizada no ha tenido el resultado esperado.

Resulta paradójico que nuevamente se aleguen razones de seguridad para volver a dragar el río, cuando las últimas lluvias han permitido la inundación de la mota en la margen izquierda (donde está previsto ejecutar un carril bici) y cuando los documentos aportados por el Ministerio reconocían que las obras no mejoraban la seguridad del río[9].

A juicio de la Asociación, el dragado del río choca con las propuestas de renaturalización del que se derivan tanto del Plan de Cuenca como de las propuestas del Ayuntamiento de Murcia, donde debería priorizarse la recuperación de meandros (y no su relleno), así como la apertura del río. A modo de ejemplo comparativo, las actuaciones realizadas en la recuperación el río Manzanares en Madrid se iniciaron con la eliminación de obstáculos que impedía el transporte de sedimentos[10] y no con la ejecución de dragados, que son actuaciones ampliamente rechazadas por la comunidad científica[11] .

A la vista de lo anterior, ANSE pide a la Confederación Hidrográfica del Segura que recapacite sobre el dragado del río y destine los fondos a proyectos reales de recuperación ambiental, tales como la re-excavación de los meandros del río, la recuperación geomorfológica del río o la lucha contra especies exóticas invasoras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: