ANSE dirige una carta al embajador de Dinamarca pidiendo la liberación de los activistas de Greenpeace

Sr. Embajador de Dinamarca en España.

Cartagena, 22 de diciembre de 2009.
Estimado Sr.:

Durante el día de hoy teníamos previsto que la vieja Else, una goleta de madera de 15 m de eslora, construida en Dinamarca en 1951, partiera desde nuestra región con rumbo a Alicante para poder hacerle entrega a su consulado en la ciudad portuaria de una petición para que liberen a nuestro amigo Juan López de Uralde, y otros compañeros de Greenpeace, que se encuentran presos en una cárcel de Copenhague por participar en una protesta pidiendo medidas efectivas contra el Cambio Climático.

Como es probable que el fuerte temporal del suroeste, que viene acompañado de fuertes rachas de viento, recomiende evitar la navegación, debido al riesgo de rotura del palo mayor, que está pendiente de su restauración, queremos transmitirle en nombre de los cientos de socios de ANSE una petición respetuosa para que liberen a las personas que realizaron la acción de protesta coincidiendo con la cena de Jefes de Estado.

Durante estos días de final de año el velero Else navega frente a las costas situadas entre el Sur de Alicante y el Cabo de Palos, dentro de un proyecto de seguimiento de delfines mulares. Precisamente, navegamos frente a una de las zonas de nuestra geografía donde más seriamente se notarán los efectos del cambio climático según el Panel Intergubernamental de Expertos, La Manga del Mar Menor.

Recientemente, la Justicia española denegaba una demanda contra Greenpeace de una inmobiliaria por los supuestos daños ocasionados por la difusión de una imagen (en el libro Photoclima) sobre La Manga, que pretendía llamar la atención de lo que podría ocurrir si se cumplen las peores predicciones sobre las consecuencias del cambio climático. Durante el desarrollo del juicio pudimos aportar fotografías en las que se muestra que la regresión de la línea de costa es ya una realidad. La denuncia contra Greenpeace pretendía intimidar a quienes trabajan por la conservación de La Manga, pidiendo una indemnización desmesurada por llamar la atención de la opinión pública, de manera similar a lo que ahora ocurre en su país con quienes han pedido medidas efectivas contra el cambio climático.

Sr. Embajador, los activistas de Greenpeace no son peligrosos delincuentes ni terroristas dispuestos a darse a la fuga tras una acción de protesta, ¿no le parece desproporcionado que se les retenga en prisión incomunicada en espera de juicio por una protesta pacífica que solo intentaba llamar la atención a los Jefes de Estado sobre la necesidad de luchar en serio contra el cambio climático?.

Sr. Embajador, nuestra Asociación ha realizado un enorme esfuerzo durante más de una década para lograr la recuperación de un viejo velero danés y conservarlo para su utilización a favor de la conservación de la naturaleza. Queremos invitarle mediante este escrito para que navegue con nosotros a bordo del velero Else recorriendo nuestro litoral y conociendo las posibles consecuencias que el incremento del nivel del mar asociado al cambio climático tendría sobre nuestras costas.

Por favor, transmita esta petición y ofrecimiento a su gobierno, y hagan lo posible para que Juan López de Uralde y sus compañeros salgan lo más pronto posible de la cárcel, y puedan seguir trabajando por la conservación de nuestro planeta y del clima.

Reciba un respetuoso saludo.

Pedro García Moreno.
Director.
Asociación de Naturalistas del Sureste

A %d blogueros les gusta esto: