ANSE considera que la Orden de emergencia cinegética por conejo supone un riesgo para los ecosistemas

 

Murcia, 14 de septiembre de 2011

La Asociación de Naturalistas del Sureste pidió ante el Consejo Asesor de Caza y Pesca fluvial una modificación sustancial de la Orden que permitiese un adecuado control de las poblaciones de conejo donde existieran daños relevantes, a la vez que garantizase la conservación de los ecosistemas. La Orden aprobada finalmente y el desarrollo que se está realizando de la misma incumplen diversos aspectos de la legislación vigente y suponen, a juicio de la asociación, un riesgo para la conservación de los ecosistemas.

 

La Asociación de Naturalistas del Sureste viene solicitando a la Comunidad Autónoma que la gestión del conejo y otras especies silvestres se realice en base a criterios científicos y técnicos contrastados. En este sentido, ANSE solicitó a mediados de agosto y ante el Consejo Asesor de Caza que antes de aprobar una Orden de emergencia cinegética se debía cuantificar, localizar y certificar los daños a las explotaciones agrícolas. Asimismo, la Asociación solicitó que el control de conejos se centrase en los términos municipales donde los daños parecen ser de mayor intensidad (Lorca, Totana y Alhama) y que las actuaciones de control de conejos se limitaran a las Unidades de Demanda Agraria (es decir, a las zonas de agricultura intensiva de regadío donde se concentran los daños y existen valores ambientales de menor relevancia). Estas propuestas fueron aceptadas por el Consejo Asesor.

Finalmente, el pasado 26 de agosto se publicó la Orden de la Consejería de Presidencia que declaraba la emergencia cinegética sin incluir ninguno de los aspectos acordados en el Consejo Asesor de Caza y Pesca Fluvial. La Orden ha establecido un periodo extraordinario de captura de conejos, tanto en los cotos de caza como fuera de ellos, empleado métodos prohibidos por la legislación autonómica, estatal y comunitaria (redes y trampas) en un total de 15 municipios.

Además, la Asociación ha puesto de manifiesto diversos errores e insuficiencias de la Orden; por ejemplo, se autoriza la caza en los cauces de los cotos de caza independientemente de la existencia o no de daños a explotaciones agrícolas próximas. Otro aspecto especialmente preocupante es la ausencia de control sobre las capturas fuera de terrenos cinegéticos, ya que la Orden no obliga a las Sociedades de Caza a comunicar los resultados.

ANSE recuerda que las poblaciones de conejo han empezado a recuperarse tras décadas de extrema escasez en gran parte del territorio. La rarefacción del conejo tuvo nefastas consecuencias para los ecosistemas de toda la Península ibérica, siendo uno de los efectos más destacables el declive de especies depredadoras (lince ibérico, diversas águilas, etc).

Precisamente ahora que la Comunidad Autónoma pretende poner en marcha un proyecto LIFE para reintroducir el lince ibérico en la Región de Murcia y una parte importante de los esfuerzos irán encaminados a incrementar la densidad de las poblaciones de conejos se apuesta por gestionar de forma incontrolada sus poblaciones. Igualmente, otros proyectos LIFE como el destinado a recuperar el águila perdicera realizó cuantiosos esfuerzos en incrementar las poblaciones de conejo.

A %d blogueros les gusta esto: